sábado, 18 de mayo de 2013

Tendencias en Higher Education



Está claro que las universidades se encuentran inmersas en un escenario de cambios clave, básicamente propiciados por una grave crisis económica con importantes recortes, así como deudas por parte de las instituciones públicas a las universidades.

Aunque la crisis es, evidentemente, un motor de cambio, no es el único motivo para ello: los rápidos cambios sociales y avances tecnológicos, la brecha digital (que ya es una realidad en la universidad), entre otros factores, lo están propiciando.

Con la asistencia y participación de SIGMA en varios eventos nacionales e internacionales (iCERI, RUEPEP, JGIC, EUNIS, entre otros), donde se habla tanto de los problemas actuales de la universidad, así como de las tendencias de futuro de la misma, junto con la lectura de artículos y papers sobre estado, tendencias (Gartner – que ha publicado dos artículos sobre casos de éxito en SIGMA (enlace al más reciente) -, Forbes, ...) y, por último, la proximidad que tenemos en SIGMA con el mundo universitario (por ser medio propio de las mismas), a todos los niveles (político y directivo, PAS, PDI, colectivo alumnos...) permiten reflexionar sobre este futuro.

Así, se pueden describir o resumir una serie de antecedentes que propician estas tendencias o necesidades a futuro:

1) se está produciendo un incremento de los alumnos de mayor edad, ya sea por la crisis o bien para obtener trabajos más cualificados. Muchas personas que estarían fuera del clásico rango de edad universitario (18 a 25 años), ingresan en la universidad (ya sea nuevo ingreso o volviendo a ella). Así se está incrementando el ingreso en la universidad de mayores de 25, 30, 40 años.

2) la brecha digital ya es una realidad en la universidad. Ya están en la universidad los llamados nativos digitales que tienen, en su mayoría, profesores o formadores que son inmigrantes digitales o a veces incluso pueden desconocer algunas de las nuevas tecnologías aplicadas a la educación, todo ello propicia un cambio ¿qué esperan estos nativos digitales de sus formadores?

3) La irrupción de sistemas de educación on-line, eLearning, blended-learning y MOOCS que están revolucionando el método clásico de enseñanza.

4) por último, y por supuesto, una crisis económica llena de recortes y falta de financiación de dinero público que está convulsionando a las universidades. Esto es una realidad y las universidades deben reaccionar... Se habla del famoso "hacer más con menos" y de la necesidad de nuevas fuentes de financiación, así como de la reducción de costes (servicios consorciados, etc…).


Visto esto, y, aunque es un análisis muy resumido y a alto nivel de la problemática, las tendencias de futuro (un futuro inmediato, por cierto), deberían ser:

1) Facilitar el acceso a la universidad y la movilidad de alumnos de todas las edades y procedencias, eliminando normativas, obstáculos y barreras, es decir, propiciar una universidad intergeneracional y pluricultural, adaptando los planes de estudio a este nuevo escenario. Se debe fomentar la formación continua a través, tanto el reciclaje de antiguos estudiantes, como del seguimiento de los alumnos que se titulan (Alumni).

2) para reducir la brecha digital, se debe fomentar la formación del profesorado en nuevas tecnologías y tendencias en educación, a través de programas de formación interna, así como adaptar las titulaciones a la integración de las nuevas tecnologías y las nuevas fórmulas de aprendizaje en ellas. Así, los estudiantes aprenderán investigando y analizando soluciones más que recibiendo muchas clases magistrales y teóricas. La teoría será aprendida fuera del aula, y las aulas se convertirán en lugares de debate, trabajo en grupo, trabajo pluridisciplinar con la supervisión del profesor que se convertirá más en un tutor o mentor, con un acercamiento al alumno más personal y específico.

3) se deberá fomentar el uso de las nuevas tecnologías tanto en el aula como en el diseño de las titulaciones, de forma que los planes de estudio puedan tener formato eLearning, blended learning o incluso MOOC o bien una mezcla de ellos. En las aulas, por supuesto, se fomentará el uso de dispositivos móviles y software educativo para el aprendizaje. Un ejemplo: los MOOCS se podrían destinar a realizar parte de una asignatura de una titulación o de un postgrado, de forma libre y gratuita, pero si el alumno decide matricularse en la universidad, reconocerle una serie de créditos, como forma de atracción de estudiantes. También se deberá tener en cuenta que las universidades son generadoras de conocimiento y cultura y, por todo ello, deberán tener plataformas digitales adecuadas.

4) Las universidades puede que tengan que especializarse y realmente empiecen a existir, por ejemplo, las 'Research universities' o bien especializadas en ciencias sociales, o otros, que les permita, en función de sus fortalezas, subir posiciones en los rankings y potenciar la excelencia.

5) Por último, las universidades con la falta de recursos públicos, tendrán que buscar nuevas fuentes de financiación tanto a nivel académico como para la investigación, algunas de ellas apuntadas anteriormente: Colaboraciones entre universidad, formación continua, mecenazgo, crowdfunding, bussiness angels, fomento del acceso a convocatorias de investigación europeas ...

En mi opinión, es evidente que estamos ya ante este escenario de cambios importantes a los que no se puede dar la espalda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada